Rumbos Cósmicos
El cuerpo en los distintos planos astrales.

En este mundo tenemos un cuerpo, alma y periespíritu, pero cuando alguien muere antes de tiempo puede generar un fantasma, sobre todo cuando es joven y muere en circunstancias traumáticas, pues aún queda mucha energía vital en el periespíritu. Pero cuando logra llegar al Cielo, allá ocupará otro cuerpo, aunque de naturaleza distinta, y lo mismo si pasara un tiempo en el inframundo. El caso es que en cada plano astral se tiene un cuerpo y solo se puede viajar de un plano a otro en alma, pues de otro modo sería como un fantasma, ya sea en este plano o en otro. De modo, que por ejemplo, cuando logramos hacer un viaje astral a través de un sueño, y en él vemos a un familiar que ya partió de este mundo, en realidad, él también está soñando en su propio plano, para que su alma pueda viajar a un punto intermedio, en donde podemos encontrarnos y hasta conversar. Pero en la vida diurna, los ángeles nos ven por medio de una especie de ventana astral y pueden viajar hasta donde estamos por medio del periespíritu, es decir su periespíritu se contacta con el nuestro, para así poder atravesar los planos astrales.