Rumbos Cósmicos
La energía vital.

Todos tenemos cierta cantidad de energía vital, nuestro cuerpo está formado, por la parte orgánica, el aura o periespíritu y el alma, siendo en el aura, en donde se concentra la energía vital, sin embargo, está disminuye con la edad hasta que se agota por completo. Pero cuando alguien muere joven, muchas veces aún queda mucha de esa energía, que es a lo que llamamos energía residual o ectoplasma, que es lo que los espíritus utilizan para provocar fenómenos paranormales o para molestarnos en nuestros sueños, de forma que cuando un espíritu descarnado entra en contacto con nuestra aura, podemos llegar a sentir su presencia, pero también pueden viajar a la dimensión de los sueños, sin embargo, cuando la energía residual se agota por completo, quedan despojados de sus poderes fantasmales, por decirlo de alguna forma, pues ya no pueden causar ningún efecto en los de este plano ni pueden meterse en los sueños de alguien, y mientras no logren salir de este plano astral quedan atrapados en una soledad absoluta, contrario a cuando permanecen en la dimensión de los sueños, pues ahí pueden contactar con otros Seres y hasta vivir en mundos temporales, al menos, mientras alguien permanezca soñando. De ahí que para ellos sea tan importante la energía vital y la razón de porque nos roban energía mientras dormimos o cuando se desbordan nuestras emociones, por lo que también es común la presencia de esos espíritus malignos en personas que sufren algún desorden mental, el cual suelen agravar para así, poder robar más energía vital.