Rumbos Cósmicos
La posesión y los trastornos psicológicos.

Si bien existen problemas mentales, no todos los casos de los conocidos trastornos mentales, son por ese motivo, pues muchas veces se confunden con problemas de opresión o de posesión, siendo casos que se generan a partir de una experiencia traumática, en que la persona sufre de una violación, de un abuso, tortura, daño a un familiar, etcétera, lo que provoca que sus emociones exploten, liberando una gran cantidad de energía psíquica, que es lo que atrae a espíritus malignos, pues ellos se alimentan principalmente de los miedos, pues solo cuando una persona experimenta una emoción desbordada, es cuando esos entes pueden robar energía.





Así que de inmediato se pegan a la persona igual que si fueran un parasito, provocando que constantemente recuerde el evento traumático para así poder continuar alimentándose de sus miedos. De ahí que si bien los psicólogos controlan esos trastornos, es porque se valen de drogas, las cuales mantienen las emociones de la persona sin explotar, la mantienen tranquila a pesar de la insistencia del espíritu maligno, pero al menor descuido, o cuando la droga ya no es lo suficientemente fuerte, recaen y vuelven a lo mismo, por lo que se trata de enfermedades que deben ser tratada tanto en el aspecto psicológico como en el aspecto psíquico, y siempre ayudados con la información que nos proporcionen los sueños de la persona afectada.