Amuletos.
Los amuletos dañados.

En ocasiones, puede suceder que un amuleto se rompa o se dañe, en cuyo caso, lo mejor es reemplazarlo por uno nuevo, ya que un amuleto roto, no nos traerá buena suerte. Por otra parte si fue un amuleto que nos regaló alguien, en ocasiones es porque ese amuleto no nos estaba trayendo buena suerte,




pero si el regalo proviene de alguien importante, lo ideal es procurar que nos regale uno nuevo para seguir teniendo buena suerte, salvo que se trate de alguien que ya partió de este mundo, en cuyo caso, estaríamos en un caso de excepción, ya que lo ideal sería repararlo o restaurarlo, para que nos siga trayendo buena suerte, pues en este último caso, es lo mismo que con las reliquias, en que no se pueden reemplazar, y lo único que queda es hacer una buena restauración. Otro caso es cuando se trata de un daño menor que puede arreglarse fácilmente, como casos en que el amuleto sigue en una sola pieza, pero sucede que se le borro algunas letras, se manchó ó daño la pintura, de modo que si se puede reparar fácilmente, no hay ningún problema, solo es cuestión de repararlo bien para que nos siga trayendo muy buena suerte.