Amuletos.
La sal como amuleto


La sal se usa frecuentemente en muchos de los mejores amuletos, así como en exorcismos diversos. Eso es porque la sal es una sustancia-compuesta que puede ayudar a abrir y cerrar portales, de modo que la sal es dual, porque puede ser usada para el bien o para el mal. Porque así como hay personas deshonestas que la usan para hacer maldiciones, también se puede usar para combatir el mal, todo depende de cómo se use. Por ejemplo: en un exorcismo, se puede bañar a la víctima con agua mezclada con sal de grano/marina para poder despegar cualquier entidad maligna de su aura, y al final solo se enjuaga con agua limpia.
Otro exorcismo que se puede llevar a cabo con la sal,




es cuando estamos siendo víctimas de fuertes ataques de brujería, caso en que podemos llenar un pequeño bowl o plato hondo con sal de grano/marina u colocar un cuchillo con mango de madera en medio de la sal, tal como se muestra en la imagen. Este poderoso amuleto exorcismo sirve para ahuyentar a cualquier espíritu maligno que trate de molestarnos, ya que es como meter un cuchillo a su dimensión y enterrarle el arma en su cuerpo ectoplasmico (en su cuerpo energético), de modo que cuando se lástima a un espíritu maligno de ese modo comienza a perder energía, sumado al dolor que le causa, razón por la que huira de inmediato para no sufrir un daño mayor. Por último, mencionamos el caso del zumbido de oído causado por un ataque espiritual, el punto es que cuando un zumbido en el oído es muy persistente, una buena forma de eliminarlo es envolver unos granos de sal en algodón y colocarlo en el oído. Este método es tan eficaz que en pocas horas el zumbido desaparecerá por completo, pues la sal habrá despojado de toda su energía al ente maligno, y de ese modo no podrá seguir influyendo en este plano.