Amuletos.
Las prendas.

La ropa que usamos suele cargarse de nuestra vibración, que es algo que en este plano se percibe como un aroma, pero incluso durante las rachas de suerte, nuestras prendas suelen cargarse con la vibración del éxito, de ahí que cuando una prenda nos trae suerte, es bueno cuidarla bien, y reservarla para ocasiones especiales. Pero la suerte también puede pasar de una persona a otra, tanto la buena como mala suerte. De ahí que hay personas que suelen pagar sumas exageradas de dinero por prendas y objetos que pertenecieron a personas exitosas, u objetos que fueron usados en una ocasión especial, como los guantes de un boxeador famoso, usados durante una gran pelea, la espada de algún personaje histórico, el balón usado en la final de un mundial de fútbol, etcétera. Aunque si el dueño de la prenda, ya murió, entonces, es un vínculo con él, parecido a lo que sucede con las reliquias en la religión, que constituyen un lazo de unión con un ángel, es decir, con el dueño de la prenda, ya convertido en ángel, quien suele apoyar a los que recuerdan su historia y sus proezas.