Amuletos.
La inteligencia talismánica.


Los amuletos y talismanes suelen traernos buena suerte, pero para saber si realmente están funcionando bien, hay que tomar en cuenta la inteligencia talismánica, que es la inteligencia con que obran los ángeles para conseguir lo que deseamos, por ejemplo: Si necesitamos dinero, podrían conseguirnos un préstamo, pero luego tendríamos que pagarlo con muchos intereses, lo que significaría que el talismán no está funcionando bien, ya sea porque no está bien elaborado o porque en realidad es un amuleto/talismán maligno, consagrado a un espíritu extraño y poco confiable. Por otro lado, si el talismán nos consigue un ascenso en nuestro trabajo, entonces, estaría actuando de una forma inteligente, que es a lo que llamamos inteligencia talismánica, que es una forma práctica, conveniente y sin consecuencias a largo plazo. Y eso es así, ya que nuestro ángel de la guarda o un Espíritu Bueno, siempre va a tratar de conseguir lo que más nos convenga, mientras que un espíritu maligno, lo único que busca es conseguir un objetivo a cambio de energía vital, incluso pueden llegar a hacerlo con mala intención para perjudicarnos a largo plazo.