Pesadillas.
malignas.

Hay varios tipos de pesadillas, desde la pesadilla que nos alerta de un peligro, las pesadillas que se repiten, que generalmente nos hablan de un problema que no hemos logrado resolver, hasta las pesadillas malignas, que son las causadas por espíritus malignos, pero ellos no pueden entrar a nuestro mundo, salvo en dos casos, uno es cuando alguien muere antes de tiempo, ya sea porque haya sido asesinado o se haya suicidado, caso en que, como aún queda energía vital, puede ser usada por la persona para actuar en este mundo, aunque suelen ser apariciones momentáneas, un objeto que se cae y en algunas ocasiones pesadillas, pero las pesadillas malignas pocas veces suelen ser provocadas por ellos, al menos que alguien los manipule y los mande a agredirnos de alguna forma, generalmente para debilitar nuestra seguridad o para robarnos energía. El caso es que generalmente sucede a media noche o a las tres de la mañana, ya que es la hora en que los brujos hacen sus rituales, por lo que en esos casos es común levantarnos a esa hora luego de una pesadilla, pues nuestro ángel de la guarda nos despierta para evitar que nos roben energía o que nos perjudiquen de alguna forma, siendo lo más aconsejable, quedarse despierto unos minutos hasta que calculemos que el agresor ha terminado con su ritual.