Rumbos Cósmicos
Los fantasmas y las energías residuales.

Una persona está formada por tres partes, que son: Su cuerpo orgánico, un periespíritu que está formado por un tipo de energía, y el alma. El caso es que cuando alguien es ya muy mayor, su energía vital contenida en su periespíritu se va agotando hasta que se termina por completo, de modo que cuando su cuerpo ya no tiene suficiente vitalidad deja de bombear sangre, con lo que el alma de la persona termina por desprenderse de su cuerpo orgánico. Pero cuando alguien muere siendo joven y sobre todo en circunstancias traumáticas, sucede que, aunque su alma se desprende de su cuerpo al dejar de fluir sangre por él, aún se conserva su periespíritu y mucha energía residual (También llamada ectoplasma) y es esa energía la que produce los fenómenos paranormales de los fantasmas.