Rumbos Cósmicos
Los traumas y los espíritus parásitos.

Hay ocasiones en que sucede algo muy malo, como cuando una niña sufre abusos por parte de un familiar, por un secuestro, en una guerra… De modo que el acto de extrema maldad abre la puerta a espíritus malignos que aprovechan el momento para torturar a la víctima, acentuando un trauma y hasta causándole pesadillas constantes, con el fin de que sus emociones desbordadas le permitan al espíritu maligno alimentarse de su energía, como si fuera un parasito-psíquico, y es que ese tipo de espíritus sol pueden robar energía cuando alguien experimente sentimientos intensos de odio ó cuando experimenta miedo ó ansiedad. De modo que la mejor arma en contra de esos seres es el valor y el controlar nuestras emociones, ya que de esa forma pierden interés y se van a buscar a alguien más que los pueda alimentar con su odio y miedo, entre otras cosas.