Amuletos.
Los talismanes.


Aquí vemos el talismán de la buena fortuna.

Los amuletos son objetos consagrados que nos protegen del peligro, mientras que los talismanes son los que nos atraen la buena suerte en un asunto en particular, ya sea en el amor, dinero, trabajo, etcétera.



El caso es que en ocasiones hay que probar con varios para ver cuál funciona mejor y una vez lo encontramos, lo conservamos bien para que nos siga trayendo buena suerte. Pero también hay otras cosas importantes, como es el agradecer por los favores recibidos, de modo que por ejemplo, si necesitábamos conseguir un buen empleo y el día que salimos a buscarlo llevamos nuestro talismán para el trabajo, es muy útil que antes de salir le pongamos un poco de perfume o esencia de maderas, sándalo, cedro, etcétera (El punto es que sea una aroma que provenga de un árbol) para que funcione mejor y una vez conseguido el empleo, quemar una varita de incienso para luego pasar el talismán por el humo algunas veces como agradecimiento por el favor recibido.